Todos los años que he participado en la Transpyr he procurado correr en alguna carrera de maratón o ultramaratón mountain bike. Es un excelente entreno a nivel físico que te permite evaluar el estado de forma, probar material, alimentación, etc, a pocos meses de que empiece la Transpyr. Una de estas pruebas y definitivamente una de mis favoritas (a pesar de lo que se sufre) es la Ultramaratón Valls de Mediona. Ayer se presentó en Vilafranca del Penedès la tercera edición de esta carrera, de 125 km y más de 3.500 m de desnivel positivo. El recorrido está diseñado por Llibert Mill, garantía de los mejores senderos (senderons, como los llama Llibert). Los recorridos que prepara Llibert son dignos de su palmarés como corredor (cinco victorias en la Pedals de Foc Non Stop, top 5 en la Iron Bike…). Son realmente duros, no solo por la distancia y el desnivel, sino por el porcentaje de tramos técnicos que incluyen, tanto de subida como de bajada. La edición del año pasado fue tremenda, comentando esto en Strava:

La de hoy ha sido posiblemente la ruta más dura que nunca haya corrido nunca. Ojo, no el día que lo he pasado peor o que he sufrido más (ahí tiene que ver más otros factores, como la climatología, el estado físico, etc). En la Transpyr hay una etapa de más de 130km, pero no es como esta, es más rodadora. No sé con exactitud el porcentaje de senderos que había, pero uno de los más altos que he corrido nunca.

La edición de este año puntúa para el campeonato de Catalunya de Ultramaratón MTB, pero no para el de España, por lo que la participación será algo menor. No es por tanto, una carrera masificada, y esto es algo que a mi personalmente me gusta mucho. Como otras pruebas que se organizan en Sant Joan de Mediona (una localidad con una gran afición al MTB y rodeada de zonas técnicas de gran nivel), el ambiente es muy familiar, y la organización cuida mucho a los corredores. ¡Incluso nos dijeron ayer que habría croquetas caseras en uno de los avituallamientos!

En la presentación tuve la oportunidad de hablar unos instantes con Llibert Mill y espero que en las próximas semanas pueda entrevistarle para Bikefinisher. Llibert tiene una concepción del MTB que me encanta, técnica y dureza, y me interesa mucho saber más cosas de su filosofía a la hora de diseñar recorridos y meterse en fregados como el de esta 3ª edición de la Ultramaratón MTB Valls de Mediona.